echar pa'lante

Nuestras Noticias

Lograr metas requiere disciplina, motivación y un buen equipo

Desde que comenzó a trabajar con Javier Culson cuando éste era jovencito, el “coach” Héctor “Cano” Amil, sabía que su futuro estaría colmado de cosas buenas. Sin embargo, también supo que el muchacho iba a tener que sudar y trabajar fuerte para alcanzar ese éxito.

Lograrlo fue cuestión de establecer y cumplir con metas cada vez más ambiciosas, que ha llevado a Javier a donde está hoy: estar representando a Puerto Rico en las Olimpiadas en Londres.

“Yo llevo con Javier desde séptimo grado y empecé desde pequeño con él a buscar metas. Primero fue ganar en su escuela y después fue ganar en competencias juveniles. Cada vez nos poníamos metas mas grandes y hace cuatro años, la meta fue llegar a las Olimpiadas y traer una medalla”, dijo “Cano”, añadiendo que aparte de tener una relación de trabajo con el condecorado vallista de 27 años también ha asumido un rol paternal en su vida.

Triunfar, según dijo, no ha sido fácil, puesto que tanto él como Javier encontraron muchos obstáculos en el camino que tuvieron que superar. Mientras que “Cano” ó quien es maestro de profesión ó requirió una licencia para poder acompañar a Javier en su entrenamiento diario, Javier en un principio no creía en sus habilidades.

“Javier siempre ha tenido habilidades y es un atleta increíble pero cada vez era algo. Cuando Javier empezó no practicaba los suficiente, pero después de eso empezó a buscar otras cosas y se dio cuenta que él era mejor que sus competidores y que podía ganar”, señaló el entrenador.

Del mismo modo, juntos tuvieron que superar la falta de apoyo que hubo al principio, cuando Javier todavía no era la estrella de pista y campo que es hoy.

“Al principio mucha gente no creía aquí y después cuando Javier empezó a ganar, creyeron. Pero vino entonces el asunto de que pensaban que ya yo no podía estar con Javier y trataron de buscar un entrenador internacional. Pero Javier todo el tiempo dijo que no, que yo tenía que estar con él”, indicó “Cano”. “Hoy, puedo decir que Javier está preparado, que ha trabajado duro para el oro y si Dios nos ayuda, traeremos esa medalla para Puerto Rico”.

Cabe destacar que la rutina de Javier es bastante estructurada, puesto que su entrenamiento le requiere ir a la pista y al gimnasio seis días a la semana. Y es allí, en su campo de batalla, donde también cuenta con el apoyo de su terapeuta atlético, Yamilka Padilla.

Sobre los hombros de esta joven de 34 años recae la responsabilidad de asegurar la salud física de Javier, que al final del camino también depende de una disciplina inquebrantable, algo que ella dice que es una cualidad que él posee.

“Javier es bien disciplinado, me hace caso, sigue instrucciones y nos respetamos. Hay un respeto mutuo en el equipo completo”, dice la también profesora de ciencias en terapéutica atlético en la Universidad de Puerto Rico en Ponce, quien ha estado trabajando con Javier desde finales del 2009.

“Para seguir echando pa’ lante hay palabras claves: compromiso, disciplina, dedicación y entrega y tener la visión de que los obstáculos hay que vencerlos para poder llegar a la meta”, asevera ella. “Con Javier hemos visto momentos buenos y no tan buenos pero es satisfactorio ver como trabajamos y buscamos la solución para seguir hacia delante”.

Javier tiene “un potencial grande en las manos” por su preparación física y seguridad en sí mismo y es por eso que “él está preparado para Londres, con ganas de correr y subir a ese podio y escuchar la Borinqueña”, finalizó Yamilka

Comentarios