echar pa'lante

Nuestras Noticias

“WOW Factor” en un Candidato: El Requisito Invisible

Por: María de Lourdes Caraballo

El “WOW Factor” es un término que escuchamos constantemente en mercadeo, generalmente se refiere cuando un producto o servicio impresiona al público, y que muchos aseguran que no hay una segunda oportunidad para lograrlo. En el campo de reclutamiento muchos clientes solicitan ese “WOW Factor” como uno de los requisitos para considerar un candidato. Tal vez para muchos esta es la primera vez que han escuchado sobre este tema, lo que comprueba cuan complejo es el reclutamiento desde el punto de vista de la compañía, del “head-hunter” y del candidato.

Más allá de los requisitos básicos

La mayoría de los anuncios de empleo contienen al menos los requisitos mínimos, ya sea educación, experiencia y algunas destrezas en particular. Tal vez miles de candidatos cumplen con esos requisitos, sin embargo el candidato que resulta triunfador va mas allá de éstos, inclusive puede ser que no cumplía con alguno de ellos, pero si tenía ese “WOW Factor” que la compañía quería ver. Por eso vemos recién graduados en buenas compañías con salarios más altos que personas con experiencia; personas sin grado universitario en puestos de liderato; personas que no son completamente bilingües en posiciones que deberían serlo, entre otros casos. Probablemente muchos pensarán que esto sucede porque la persona tiene conexiones o simplemente tiene suerte, quizás en algunos casos, pero no debemos utilizar esto para justificarnos. Tenemos que reconocer que hay personas que simplemente impresionan y que podemos aprender de ellas.

Qué causa ese “WOW Factor”

No hay fórmula mágica que garantice causar una buena impresión ya que cada reclutador tiene sus propios estándares. Sin embargo hay ciertas características que son recurrentes en este tipo de candidato. Entre ellas: confianza en sí mismo, comportamiento y proyección profesional, actitud positiva, pasión por su carrera, asertividad, personalidad agradable, orgullo de sus logros (sin caer en arrogancia), entusiasmo, espontaneidad, entre otros. En términos del proceso no puede causar una buena impresión si no logra la entrevista. Por eso, su resumé debe tener ese “WOW Factor” que se logra con un formato de impacto y agradable a la vista, destacando logros y competencias, con lenguaje directo y profesional. Debe asegurarse que resalte lo más relevante tomando en cuenta que según diversos estudios, el reclutador promedio se tarda 15-20 segundos en determinar si descarta o no un resumé. Ya en la entrevista, debe llegar a tiempo, con sus documentos bien presentados y con vestimenta adecuada e impecable. Prepárese para la misma repasando la información de su resumé, el puesto y la compañía para que pueda contestar con espontaneidad.

43363s14wb8x7dt

Qué impide lograr el “WOW Factor”

Obviamente todo lo contrario a lo mencionado anteriormente impide lograr esa gran impresión. Hay dos factores cruciales que impiden que un candidato logre ese “WOW Factor”: Inseguridad y Actitud Negativa. Podríamos decir que son universales porque afectan diferentes planos en la vida de una persona, no solo como candidato.

Inseguridad: Si la persona no tiene confianza en sí mismo, nadie la tendrá por ellos. La persona debe trabajarlo, el primer paso es reconocer que tiene esa debilidad. Es bien importante, nunca subestimar lo que ha logrado. Todos los candidatos tienen algo que los hace único, es cuestión de identificarlo, expresarlo y estar orgulloso de ello.

Actitud Negativa: Esta es la más perjudicial, ya que por lo general las personas con problemas de actitud no lo reconocen, por lo tanto no buscan ayuda y pocos se atreverán a decirle que tiene ese problema, al menos de forma constructiva. Estos candidatos subestiman a todo el que los entreviste, no son entusiastas, juran que sus credenciales son exclusivas, no escuchan sugerencias, en fin no aceptan que siempre tenemos áreas de oportunidad para mejorar. Este tipo de conducta se detecta en los primeros minutos de una entrevista y tal vez el entrevistador utiliza como excusa que está “Over-Qualified” para así poder cortar rápido, lo que alimenta más el ego del candidato. Hablando a diario con diversidad de profesionales, puedo decir que este tipo de candidato está por debajo del promedio en términos de posición y salario, pero irónicamente ellos creen que están por encima. Todo lo contrario al candidato que reconoce que hay gente muy buena compitiendo, que sus credenciales no son exclusivas de ellos y que siempre están dispuestos a aprender.

Para concluir, este asunto de ser un profesional activo en el mercado es más complejo de los que puede parecer, por lo tanto hay que darle la seriedad que merece. Para sobresalir y tener una carrera progresiva e intensa hay que trabajar con muchos factores mas allá de poseer unas credenciales y cumplir con unos requisitos mínimos.

Link al artículo original

Comentarios

Deja un comentario