echar pa'lante

Nuestras Noticias

La historia de Daguao

En la comunidad de Daguao en Naguabo, unos 2,200 habitantes sufrían las consecuencias de que la escuela del barrio estuviera abandonada. El edificio, ubicado en el mismo centro del vecindario, se convirtió en un hospitalillo de adictos y un foco de problemas.

“Esta escuela quedó inoperante en 1987. Esto se convirtió en un estorbo para la comunidad. Nos preocupamos por el rumbo que estaba tomando el asunto, y empezamos a hacer autogestión”, narra Ángel Colón, residente del barrio y hoy presidente del Comité de Desarrollo Social y Cultural Daguao.

Autogestión es cuando tomas la iniciativa y gestionas las cosas que necesitas para lograr tus metas. Cuando un vecindario lo hace para alcanzar su bienestar, se le conoce como autogestión comunitaria. Este fue el camino por el cual optaron los residentes de Daguao, abunda Colón.

Los vecinos tomaron la iniciativa de arreglar el lugar y realizar allí actividades para niños, jóvenes y adultos. Para eso organizaron el Comité y planificaron el desarrollo que soñaban para ese espacio.

Después de mucho trabajo y de tener que demostrar a las autoridades su capacidad para completar su sueño, en el 2005 lograron convertirse en dueños de la estructura. “Fue un gran logro obtener la titularidad”, rememora el líder.

“Todos sentimos la satisfacción de haber convertido algo negativo en algo positivo”, dice. Hoy el Comité está incorporado como una organización de base comunitaria cuya misión específica es brindar servicios a todos en la comunidad. Al presente los mismos vecinos administran el local, en el que ubican un centro de computadoras, un parque de pelota, un club de boxeo, un salón de actividades y un servicio de clases de cuatro y guitarra, entre otras. Fruto de las clases de música es la rondalla que integran niños, jóvenes y adultos.

Además de que el centro de actividades es una fuente de ingresos para el proyecto, muchas de los servicios son atendidos por residentes que se han convertido en empleados, por lo que también genera ingresos para los miembros de la comunidad. “De nuestra misma gente tenemos empleados que nos dan clases de música y cultura. En nuestro parque de pelota se juegan varias categorías”, añade.

“Estamos echando pa’lante porque estamos haciendo desarrollo económico comunitario. Como líderes comunitarios, nosotros entendemos que tenemos que educarnos para cambiar la cultura que tenemos para dejar la dependencia. Mientras menos dependencia tengamos, mayor éxito tienen la comunidades”, resume Colón lleno de orgullo por su Daguao.

Comentarios