echar pa'lante

Nuestras Noticias

La apuesta de El Gran Combo

Escrito por Ragui Vega Curry publicado en El Nuevo Día

Ha causado  cierto revuelo la nueva versión que hizo El Gran Combo de su clásico “Y no hago más na”, ahora retitulado “Echar Palante”.

Y qué bueno que ha sido así.

No todos los días se rescribe de manera tan radical un tema salsero tan profundamente arraigado en la conciencia colectiva.

De vago consumado, que se manda el plato de bistec con papas fritas que le hace su mujer y después no hace más na -entre otras comodidades y lindezas que describe-, el protagonista de la canción es ahora alguien que vive con un marcado entusiasmo por su rutina de trabajo.

La respuesta de la gente a la nueva versión parece haber sido, hasta ahora, mayormente positiva. Aunque no han faltado las críticas de quienes dicen que si El Gran Combo quería crear conciencia, pues que se inventara un tema completamente nuevo.

Yo creo  que la estrategia fue genial. El contraste entre la letra original de la canción y la versión nueva es, precisamente, lo que impacta.

Eso no es lo único que a mí me impacta, sin embargo.

Lo primero que me llama la atención es lo bien que Jerry Rivas conserva su voz, 28 años después de grabar la versión original de “Y no hago más na”’,  en el álbum “La universidad de la salsa”, de 1983. Enhorabuena por uno de nuestros más queridos cantantes salseros y muchos años más de buen soneo boricua.

Lo segundo es que no puedo pensar en una mejor selección  que El Gran Combo para transmitir un mensaje de optimismo y fe en el esfuerzo propio. Para empezar, ellos mismos son un excelente ejemplo, como lo demuestra su trayectoria (sobre todo sus inicios). Y no creo que exista otra orquesta que esté tan identificada con nuestra cultura popular y, a la misma vez, sea tan admirada internacionalmente.

Tercero, pero no menos importante: ¡qué lejos estamos, musicalmente hablando, de los tiempos en que Ismael Rivera cantaba “si te cojo coquetéandole a otro, un piñazo en el ojo te voa’ dar” o Pacheco coreaba “la quiero desfigurar”!! El hecho de que ambos sean  leyendas de la salsa, mundialmente admirados, no impide que estos temas sean manchas en sus respectivas carreras. El mensaje, ciertamente, ha cambiado. Tiene que cambiar.

Cuarto, me parece bien interesante la “salserización” del Banco Popular, la principal institución financiera del país, a lo largo del último par de años. Como todos sabemos, Cheo Feliciano, Ismael Miranda y Víctor Manuelle protagonizan su actual campaña de préstamos para viviendas, y El Gran Combo, precisamente, fue su más reciente homenajeado en los especiales navideños que regularmente producen. Ahora encabezan la nueva iniciativa de concienciación social del banco,  con el estreno de   “Echar palante”. Parece que los ejecutivos del Popular han decidido revalidar su nombre.

Y quinto, creo que la recreación de “Y no hago más na” no es otra cosa que una puesta al día, una señal inequívoca de los tiempos que vivimos. Es, a la vez, un reflejo de idealismo y un signo de la profundidad de la crisis social que vivimos, cuando una de nuestras principales instancias de poder  recluta a un icono de la cultura popular para hacerle un llamado a la gente y decir, miren, tenemos que cambiar la tónica, empezar a pensar positivamente, asumir responsabilidades y trabajar en serio, porque si no, simplemente, esto aquí se va a joder entre tanta vagancia, tanta gansería, tanto egoísmo,  tanta dejadez, tanta impunidad y tanto maltrato de los unos a los otros.

Yo no veo novelas en televisión, pero los otros días, esperando que empezara el noticiario de las diez, vi una escena que me puso los pelos de punta. En ella, Miguel Varoni blandía una correa delante de su mujer -o su amante, no sé- a la vez que le advertía con cara de entierro: “no quiero que me vuelvas a contradecir en público ni una vez más”. Ella lo miraba espantada.

¿Cuántos macharranes boricuas se habrán sentido validados por la escena? ¿A cuántos les habrá dado ideas?

Una canción no va a cambiar el mundo, ciertamente; contribuirá a ello, probablemente. Pero necesitamos más mensajes de motivación, como “Echar palante” y menos refuerzos de  conductas de odio como la de la novela.

La versión original de “Y no hago más na” retrata, fiel y tristemente, a un sector de nuestra sociedad. “Echar palante” retrata a otro, que también existe y al que es urgente potenciar.

Comentarios

Deja un comentario