echar pa'lante

Nuestras Noticias

Consejos para una excelente entrevista de trabajo

Por: María Caraballo

En una entrevista de trabajo todo cuenta. No sólo lo que has hecho, tu resume o tu experiencia laboral. También importa la impresión que causas, tus cualidades y lo que ven los demás de ti. Por eso es importante que dediques parte de tu preparación a cuidar tu apariencia, la forma de moverte y forma de expresarte.

Antes de la Entrevista

  • Conoce todo lo que puedas de la empresa.
  • Estudia tus aptitudes, experiencia y educación.
  • Lleva el resume y conócelo perfectamente, ya que se basarán en él.
  • Verifica tus puntos fuertes y débiles y prepara argumentos (ejemplos) para defenderlos.
  • Te una buena apariencia (evita ropa llamativa, escotes, ropa manchada o transparente y en el caso de los hombres, ve afeitado).
  • Llega temprano (10 ó 15 minutos antes).

Durante la Entrevista

  • Crea una buena impresión.
  • Saluda al entrevistador con un: Buenas tardes/días.
  • Siéntate derecho/a, ni al borde de la silla, ni jorobado.
  • Saluda con un apretón de manos y sonríe, mirándole a los ojos.
  • No tutees.
  • Se atento y simpático.
  • Evita ponerte nervioso/a y los gestos que lo indiquen como morderte las uñas, golpear con el bolígrafo en la mesa, moverte mucho en la silla o mover mucho los pies.
  • No interrumpas.
  • Mira al entrevistador a los ojos, pero sin intimidar.
  • No hables demasiado, ni demasiado poco.
  • Cuida tu lenguaje.
  • No pongas los codos encima de la mesa del entrevistador.
  • No cruces los brazos, puede parecer que estás a la defensiva.
  • Piensa antes de contestar.
  • Di siempre la verdad.
  • Si te preguntan sobre ti, enfatiza tu educación, experiencia, contribuciones y logros de tus trabajos.
  • No respondas con evasivas o dudas, ni con monosílabos.
  • Evita las muletillas.
  • No hables mal de las empresas en las que has trabajado ni de tus antiguos jefes.
  • No te niegues a responder preguntas.
  • Piensa positivamente
  • Expresa tu agradecimiento

Una buena actitud es fundamental para triunfar en la entrevista de trabajo. Sin embargo, al contrario de lo que muchas veces se cree, una actitud serena y sumisa no es siempre la más adecuada. Debes aprender a distinguir lo que busca el entrevistador y responder a sus expectativas. ¡Mucho éxito!

Comentarios

Deja un comentario