echar pa'lante

Nuestras Noticias

Cómo ser un gran compañero de trabajo

Por  Beatriz Ferreira

Mucha gente ya tiene una buena idea de lo que es ser un buen compañero de trabajo, pero ¿estarán claro de lo que conlleva? Hay muchas maneras de ser un buen compañero de trabajo, claro está, las más fáciles son las formas en que nos presentamos en el empleo y como interactuamos con los que nos rodean. Sin embargo siempre hay maneras de salir de la zona cómoda y mejorar las relaciones, que al final de cuentas, son sumamente importantes pues es mayor el tiempo que pasamos en el trabajo que con nuestros familiares y seres queridos.

Algunos puntos importantes son:

– Ten conversaciones de calidad. Esto no significa que te debes sentar una hora completa a profundizar sobre la vida de tus compañeros, lo que significa es que el tiempo que le dediques vas a escuchar y estar muy atento de lo que hablen; es realmente desarrollar buenos amigos. El establecer relaciones más personales te puede ayudar a relacionarte mejor en la oficina y a desarrollar maneras efectivas de lograr mayores resultados con las acciones y palabras correctas.

– No divulgues información confidencial o hables de situaciones particulares que puedan causar malos entendidos. Si bien es cierto que desarrollar conversaciones es saludable y necesario por otro lado hay que evitar todo tipo de comentarios negativos mejor conocidos como chimes de oficina. Procura desarrollar relaciones positivas.

– Anticipa tus fechas límites, conviértete en el apoyo que otros necesitan. Aunque todos estamos claros que cada cual tiene sus responsabilidades, ayudar a alguien bajo una situación necesaria será grandemente apreciado. Tus compañeros aprenderán que pueden contar contigo y que tu objetivo es el bien y crecimiento de todos.

– Se positivo. ¿A quién le gusta estar rodeado de personas que viven quejándose de todo lo que les pasa y lo difícil que están las cosas? Todavía no conozco a nadie. Y es que muchas de estas personas acaban siendo rechazadas por aquellos que laboran con ellos porque generan ambientes donde no hay esperanza e incluso tampoco hay mucho amor al trabajo que realizan. Ser positivos va más allá de sonreír todo el tiempo, es ver las posibilidades y esperar lo mejor de todos.

– Conoce tus fortalezas y utilízalo para tu beneficio. Si entiendes que hay algunas cosas que aun no dominas, procura aprenderlas pero no dejes de poner en práctica aquellas que son tu fuerte. Que tus compañeros sepan que aunque todavía te queda mucho por aprender, eso no te limita ni detiene a seguir creciendo y a ser de beneficio para todos los que te rodean.

Las relaciones que desarrolles con tus compañeros de trabajos pueden hacer que tu trabajo sea más fácil y placentero o una tortura diaria, ¿Qué escoges? En adición con hacer tu trabajo, es importante poner de tu parte para ser el mejor compañero de trabajo posible. Recuerda que mientras más reconozcan tu aportación al trabajo y al progreso de todos, mayor valor le darná a tu esfuerzo y disfrutarán el que seas parte de un gran equipo.

Artículo original aquí

Comentarios

Deja un comentario